Lun01302023

Última actualización08:16:00 AM

Back Usted está aquí: Inicio Opinión Editorial Calentamiento global: cambiar o desaparecer

Calentamiento global: cambiar o desaparecer

Polucion

Por Luiz Meisler, vicepresidente ejecutivo Oracle Latinoamérica

En el mundo de los negocios, las empresas vivimos con la preocupación de “desaparecer”, o, en otras palabras, de que nuestros productos o servicios queden obsoletos y ya nos seamos necesarios. Esa amenaza constante es la que impulsa la innovación y nos obliga a repensar día a día cómo podemos hacer mejor las cosas.

Teniendo esto en cuenta no puedo evitar preguntarme ¿por qué como sociedad no sentimos con la misma fuerza el miedo a desaparecer como especie y que los recursos del planeta queden obsoletos? Sí, es cierto que hay conciencia sobre la amenaza, pero al parecer no la suficiente para acelerar los cambios que necesitamos.

Desde que comenzó la pandemia, el aumento de la temperatura global ha provocado más olas de calor, sequías, incendios forestales e inundaciones, según reveló el Informe de 2022 sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Sin embargo, en la recién realizada Conferencia de las Partes de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27), las negociaciones entre países más de una vez quedaron estancadas.

No es un tema sencillo, en un momento de incertidumbre mundial tomar decisiones se hace más complejo. Sin embargo, más que nunca se pone de manifiesto la necesidad de alcanzar un compromiso colectivo y una acción concertada en contra de este fenómeno, reforzando el papel de las grandes organizaciones en la consecución de estos objetivos. Por lo mismo es momento que cada uno, desde individuo a organizaciones, asumamos nuestra responsabilidad.

En Oracle nos esforzamos por alinearnos con los ODS e inspirar a las personas para que sean parte de la solución. Ser sostenibles y tener un negocio exitoso para nosotros son sinónimos. Por eso, como compañía estamos comprometidos con hacer un correcto uso de los recursos naturales y garantizar una gestión responsable en la cadena de suministro. Además, una de nuestras metas es que nuestras regiones de nube pública en los data center que tenemos en el mundo operen con energías 100% renovables antes del 2025. Sobre este punto es un orgullo decir que las tres regiones ubicadas en Latinoamérica -dos en Brasil y uno en Chile- ya alcanzaron ese objetivo.

Como empresas podemos comenzar los cambios ahora, no es necesario que una legislación nos obligue a hacerlo. Un ejemplo de esto es nuestro cliente Suzano, empresa brasileña líder en el mercado de celulosa y papel, que está ocupando tecnologías disruptivas para cumplir sus objetivos medioambientales. Desde siempre su prioridad ha sido la sostenibilidad, por lo que está innovando constantemente para tener un negocio más ágil, pero con responsabilidad ambiental. Una de sus grandes inversiones e innovadoras acciones en el último tiempo es la trazabilidad para sus clientes, donde a través de un código QR en la madera se puede visibilizar todo el proceso de esa materia prima hasta convertirse en el producto final, lo que permite revisar que el proceso completo haya sido sostenible.

Este es solo uno de los tantos casos en que empresas son visionarias, innovadoras y disruptivas a la hora de velar por la sobrevivencia del planeta y de sus recursos naturales. Ya pasó el momento de decir que debemos salvar el planeta para futuras generaciones. Este es un problema del que ocuparse hoy, por nuestro propio bien, si no queremos desaparecer.