Sáb05302020

Última actualización08:38:00 AM

Back Usted está aquí: Inicio Ambiente Noticias - Ambiente Ambiente 2 Sector energético es clave en la recuperación económica

Sector energético es clave en la recuperación económica

Tierra

En medio de la atención de la pandemia provocada por COVID-19, el Consejo de Ministros de Energía del Sistema de Integración Centroamericano (SICA) aprobó el “Plan sectorial de energía del SICA para enfrentar la crisis”, con el objetivo de proponer medidas para mitigar los impactos en el sector.

Por Costa Rica participó el Viceministro de Energía Rolando Castro Córdoba. También participaron representantes de CEPAL, BCIE, BID y Banco Mundial.

El documento se elaboró con el apoyo de la CEPAL, quien trabajó con todos los países del SICA y con insumos del Ente operador del mercado eléctrico regional (EOR).

La iniciativa responde a la voluntad de los Jefes de Estado y de Gobierno de Honduras, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, Panamá, la República Dominicana y el Viceprimer Ministro de Belice, quienes el 12 de marzo de 2020 adoptaron la Declaración “Centroamérica unida contra el coronavirus”, que instruyó la elaboración de un plan de contingencia regional orientado a complementar los esfuerzos nacionales para la prevención, contención y tratamiento de la COVID-19 y contribuir a mitigar los impactos socioeconómicos de dicha pandemia.

A finales de marzo, los ministros de energía de la región centroamericana iniciaron el diálogo, junto con otros actores del sector energético, donde se repasaron los impactos que el COVID-19 estaba provocando en cada uno de los países. Desde ese momento, el intercambio y la actualización de la información han sido constantes entre los países del SICA.

El sector energético es clave en la recuperación económica, por lo cual debe garantizarse su sostenibilidad. En este sentido, el Plan aprobado busca mitigar los impactos generados principalmente por:
• Una menor demanda de energía eléctrica y de los combustibles para el transporte terrestre (diésel y gasolinas) y de combustibles para aviación.
• Pagos diferidos de las facturas eléctricas, para aliviar al usuario final, pero que tiene implicaciones en la liquidez de las empresas distribuidoras.

Entre las medidas más importantes que el Plan aborda están:
• Fondos de cooperación para diferentes propósitos entre los que destacan la creación de un fondo regional con líneas de financiamiento blando para las empresas del sector energético afectadas, que permitan resolver los desajustes financieros del corto plazo y reducir los riesgos que afectarían el desarrollo sostenible del sector energía; la creación de un fondo para compras de energía eléctrica en el mercado interno de cada país y el mercado regional, a fin de garantizar la liquidez de los mercados de electricidad; y fondos no reembolsables (donación) para la estabilización y recuperación del sector energía de los países del SICA, destinados a cubrir pérdidas irrecuperables derivadas de la crisis económica y social de la COVID-19.
• Solicitud de período de gracia total y extensión de plazo a organismos multilaterales que han otorgado préstamos para proyectos de desarrollo energético de los países del SICA.
• Creación de protocolo para emergencias en el sector energía, tomando en cuenta las experiencias vividas y las medidas adoptadas durante la pandemia.