Dom04212019

Última actualización07:59:00 AM

Back Usted está aquí: Inicio Tecnología Noticias - Tecnología Inteligente y fácil de compartir: el desarrollo de la batería del Galaxy S10 que lo hace todo

Inteligente y fácil de compartir: el desarrollo de la batería del Galaxy S10 que lo hace todo

Samsung1

La nueva tecnología Wireless PowerShare de Samsung Electronics le permite usar su Galaxy S10 para recargar smartphones y wearables compatibles[1] sin la necesidad de cables adicionales. Se trata de una forma simple y práctica de mantener sus dispositivos cargados cuando está fuera de casa o la oficina.

Para conocer mejor el proceso de desarrollo detrás de la nueva y potente batería de la línea insignia, Sala de Prensa de Samsung se reunió con los desarrolladores que ayudaron a darle vida: Hyeonsu Lee, Hongjung Son, Yusu Kim y Juhyang Lee, así como la Planificadora de productos, Jeongmin Moon.

Mejorar el proceso de carga

Según la Planificadora de productos, Jeongmin Moon, el equipo de desarrollo incorporó la tecnología Wireless PowerShare en la línea Galaxy S10 para ofrecer a los usuarios la libertad de pasar el día sin estar atados por cables y cargadores.

"Queríamos resolver el inconveniente de tener que llevar varios cargadores y cables cuando está fuera de casa o la oficina, o de tener que interrumpir las actividades para buscar un café con el fin de cargar su teléfono", comentó Moon. "Así que se nos ocurrió la idea de convertir al Galaxy S10 en un cargador inalámbrico en sí mismo".

Desde el lanzamiento del Galaxy S6 (el primer dispositivo Galaxy en ofrecer carga inalámbrica), cada vez más smartphones y wearables han agregado esta tecnología. Yusu Kim agregó que esta es otra de las razones por la que Samsung priorizó la incorporación de la tecnología inalámbrica para compartir la batería en la línea Galaxy S10.

"Wireless PowerShare le permite compartir fácilmente la energía de su batería en cualquier momento y en cualquier lugar", mencionó Kim. "Y, a medida que más dispositivos empiecen a admitir la carga inalámbrica, más personas podrán experimentar la comodidad que produce la tecnología".

La tecnología que respalda el uso compartido de la batería y la carga inalámbrica es bastante similar. Un cargador inalámbrico recibe carga de CC (corriente continua) y la convierte en CA (corriente alterna) con la bobina de la batería antes de transmitirla al smartphone receptor. El teléfono luego vuelve a convertir la carga de CA en CC y guarda la energía en la batería. Cada dispositivo Galaxy S10 cuenta con un circuito que posibilita esta conversión de dos vías y que, esencialmente, es lo que permite que los teléfonos también sirvan como cargadores inalámbricos.

Como se mencionó, la lista de dispositivos compatibles con Wireless PowerShare incluye no solo los smartphones, sino también (por primera vez en el sector) wearables1 como el Galaxy Watch y los Galaxy Buds de Samsung. Juhyang Lee explicó que el proceso de habilitar la tecnología para funcionar con una gama tan amplia de dispositivos fue una tarea ardua.

"Los tamaños de las baterías de estos dispositivos son diferentes, por lo que la parte más difícil del proceso fue encontrar un punto óptimo para las bobinas receptoras, lo que generaría máxima eficiencia", agregó Lee. Por ejemplo, recordó que en el smartwatch “la bobina receptora era particularmente pequeña, por lo que tardamos en encontrar el enfoque más eficiente. Sin embargo, después de meses de investigación exhaustiva, logramos producir una solución que cumple con nuestros estrictos estándares de confiabilidad".

Un enfoque más inteligente para la gestión de la batería

Por supuesto, para compartir su carga con otro dispositivo, la batería de su Galaxy S10 debe tener suficiente energía de forma que su teléfono funcione con eficiencia: al menos 30 por ciento, para ser precisos. Con el fin de ofrecer a los usuarios más libertad para utilizar esta útil función, la línea Galaxy S10 cuenta con tecnología de IA que optimiza el uso de la batería según su uso del teléfono.

Al trabajar con esta tecnología, los desarrolladores se concentraron especialmente en el consumo de la batería de aplicaciones de uso poco frecuente. Como explicó Hongjung Son, “solo se utiliza diariamente una pequeña cantidad de todas las aplicaciones que los usuarios tienen en sus teléfonos. Pero, las que no se utilizan, consumen energía de la batería en segundo plano".

"Para limitar las actividades de estas aplicaciones", continuó, "incorporamos tecnología de IA que organiza las aplicaciones en diferentes categorías, como 'uso frecuente', ‘uso ocasional' y 'uso muy poco común'".

El equipo también habilitó el modo de ahorro de energía adaptable de los nuevos smartphones para activarse automáticamente[2] según los patrones de uso de los usuarios. Hyeonsu Lee describió el funcionamiento: "Si, por ejemplo, un usuario generalmente usa su teléfono durante 30 minutos para ir al trabajo, el modo de ahorro de energía adaptable se activará automáticamente si se prolonga su viaje".

"Además, debido a que este modo cuenta con la potencia de la IA, cuanto más se usa, más preciso se vuelve", agregó.

Una visión poderosa

Cada miembro de los equipos de planificación y desarrollo de productos está de acuerdo en que las últimas innovaciones de las baterías de Samsung posibilitarán experiencias de usuario sin precedentes.

Moon concluyó la entrevista con una visión de los objetivos definitivos de la compañía para su tecnología de carga. "Con Wireless PowerShare, no solo esperamos resolver algunos de los inconvenientes de cargar los dispositivos", comentó Moon. "También queremos aumentar la comunicación y la relación de las personas entre sí".

"Escuchar atentamente los comentarios de los usuarios nos ha permitido mejorar constantemente nuestros smartphones Galaxy", agregó Kim. "En el futuro, seguiremos esforzándonos para desarrollar una tecnología de batería que ofrezca lo mejor en términos de comodidad y experiencia para los usuarios".