Dom03242019

Última actualización07:57:00 AM

Back Usted está aquí: Inicio Cultura Noticia - Cultura Cine Se cumplen 93 años de la tragedia del Virilla Melico Salazar

Se cumplen 93 años de la tragedia del Virilla Melico Salazar

UNAlogo

El 14 de marzo de 1926, a las 8:17 a.m., Costa Rica experimentó el el peor accidente ferroviario del que se tenga memoria en Centroamérica. En total 248 murieron y 93 resultaron heridas.

El accidente, que se atribuyó al exceso de velocidad, a la reventa de boletos y a la falta de controles por parte de las autoridades correspondientes, se produjo cuando un tren de pasajeros, alquilado para transportar feligreses de Alajuela y Heredia, a una feria de beneficencia en Cartago, descarriló justo al entrar al llamado puente Negro, sobre el río Virilla.

De los seis vagones del convoy, tres pasaron el puente, pero el cuarto chocó contra la armadura del puente, el quinto fue lanzado al precipicios y el sexto quedó sobre el paredón, a la entrada del puente, según informaba el Diario de Costa Rica. El puente tiene 48 metros de longitud, 5 metros de altura de y el río está a una profundidad de 60 metros.

Se estima que unos 1000 pasajeros viajaban a la feria, que se había organizado con el propósito de reunir fondos para construir el Asilo de la Vejez de Cartago. Tanto la excursión como la feria habían sido organizadas por Monseñor Claudio María Volio Jiménez, entonces prelado de honor de la Basílica de Nuestra Señora de Los Ángeles.

La tragedia en un libro

Felipe Ovares Barquero, profesor de Informática de la Universidad Nacional (UNA) y autor de varias obras literarias, rescató los alcances de esta tragedia, en un libro que reúne múltiples detalles sobre lo ocurrido. Tragedia del Virilla 1926 ofrece información sobre unas 700 personas entre fallecidos, heridos y sobrevivientes.

De estos y otros pormenores, como las crónicas periodísticas de la época y la información contenida en diferentes archivos nacionales hizo acopio Ovares. “(El libro) nace en un deseo de hacer un árbol genealógico de mi familia y en alguno de los pasos de la investigación me topé con los libros de muertes y nacimientos de Alajuela y ahí descubrí el montón de gente que había fallecido”, explicó.

Temporalmente, la tragedia del Virilla se ubica en lo que la historiografía tradicional conoce como los tiempos de don Cleto y don Ricardo. Sucedió durante la segunda de tres administraciones de Ricardo Jiménez Oreamuno.

Carlos Herández, académico de la Escuela de Historia de la UNA, destaca sobre este período que “es una coyuntura de transición entre la Costa Rica vieja, la de la república liberal, que tiene ciertos proceso de transformación social y económica y la Costa Rica que alumbraría luego, en la década de los 40, la reforma social”; es decir, un periodo caracterizado por cambios importantes.