Dom08252019

Última actualización07:36:00 AM

Back Usted está aquí: Inicio Portada Noticias - Portada Principales Ticos se declaran creyentes

Ticos se declaran creyentes

Jesus

Mayoritariamente, los costarricenses afirman ser creyentes, según revelan los resultados de la encuesta “Percepción de la población costarricense sobre valores y prácticas religiosas”, presentados, el 29 de julio pasado, por investigadores del Instituto de Estudios Sociales en Población (Idespo) y de la Escuela Ecuménica de Ciencias de la Religión (EECR) de la Universidad Nacional (UNA).

Con un 97.5% de respuestas afirmativas, la población encuestada respondió creer en Dios, alguna deidad o fuerza superior, mientras que solo un 2.4% afirmó no creer en ninguna deidad. “Es decir, según los datos que tenemos, las personas que podríamos considerar ateas o agnósticas representan un 2.4% de la muestra únicamente”, destacó Laura Fuentes Belgrave, académica e investigadora de la EECR.

También se consultó a la población encuestada sobre su práctica religiosa actual. En este caso, un 52.5% indicó ser católico, un 27% dijo pertenecer a una iglesia de denominación cristiana o evangélica, un 16.5% manifestó ser creyente pero no pertenecer a ninguna religión específica (creyentes sin religión), y casi un 2.7% dijo practicar otra religión distinta a la católica o evangélica.

En relación con las creencias y el ámbito familiar de las personas encuestadas, un 89.5% indicó que sus abuelos o padres le inculcaron su fe desde la infancia, un 80% dijo haber bautizado o estar dispuesto a bautizar a sus hijos o hijas y un 71% señaló no tener dificultades para incorporar a sus hijos o nietos a sus prácticas religiosas.

También se indagó si habían tenido una experiencia de conversión distinta a la de su familia, a lo que un 63% respondió negativamente, frente a un 34.5% que contestó en forma afirmativa.

En cuanto a la frecuencia con que realizan distintas prácticas, un 86% de las personas encuestadas dijo que hacía oración personal de manera muy frecuente o algo frecuente. “Vemos que la oración personal continúa siendo la práctica religiosa más común de la población, tenga o no una afiliación religiosa específica, como ya hemos comprobado en otros trabajos realizados antes desde la Escuela Ecuménica de Ciencias de la Religión”, subrayó Fuentes Belgrave.

En segundo lugar, se ubica la lectura o estudios bíblicos, con un 46% de las personas encuestadas que respondió hacerlo con alguna o mucha frecuencia, seguida por las cadenas de oración o imágenes o mensajes con connotación religiosa por internet o por celular, práctica realizada con alguna o mucha frecuencia por un 27% de los entrevistados.

En cuanto a la participación en romerías o peregrinaciones, casi un 27% dijo participar en estas con mucha o alguna frecuencia, en tanto que el rezo del rosario y el ayuno, son practicados por un 30% y un 24% de las personas entrevistadas, respectivamente.

En lo que se refiere a la visita a curanderos, santeros, brujos, espiritistas o shamanes, o a la lectura del tarot y otros métodos de adivinación, menos del 1% admitió realizar estas prácticas con alguna o mucha frecuencia.

Relaciones estado-religión

El estudio incluye una sección sobre sociedad, política y laicidad, donde la población entrevistada manifestó su acuerdo o desacuerdo con distintas premisas relacionadas con la relación Estado-religión.

El informe de la encuesta señala que un 58% de las población consultada dijo estar en desacuerdo o muy de acuerdo con la aseveración “la religión debe guiar la toma de decisiones de los funcionarios públicos”; no obstante, un 35% expresó estar de acuerdo o totalmente de acuerdo.

Asimismo, cerca de un 60% indicó estar de acuerdo o totalmente de acuerdo en que las iglesias y el Estado deben tener una relación separada e independiente.

En cuanto a la premisa “las iglesias deben participar en el debate político como parte de la sociedad”, las apreciaciones a favor y en contra son muy parejas: un 49% manifestó estar de acuerdo o totalmente de acuerdo, mientras que un 45% indicó estar en desacuerdo o totalmente en desacuerdo.

Por último, ante la aseveración “El Estado debe ser laico”, aproximadamente un 53% de la población encuestada dijo estar de acuerdo o totalmente de acuerdo, en tanto, un 42% manifestó su desacuerdo.

Andrey Pineda, del Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo de la Universidad Estatal a Distancia (Cicde-Uned), destacó quelos datos muestran una ligera preferencia por la laicidad formal del Estado; sin embargo, hay una mayor apertura a que las iglesias participen como parte de la sociedad civil en el debate político. “Esta diferencia es importante” —advirtió el investigador— “porque las personas nos están diciendo que quieren una independencia formal entre el estado y las iglesias, pero al mismo tiempo admiten que estas, como parte de la sociedad civil, participen del debate político, como cualquier otro grupo existente”.