Sáb05262018

Última actualización10:01:00 AM

Back Usted está aquí: Inicio Negocios Noticias - Alajuela Negocios 2 Economía móvil de Centroamérica está rezagada y urge promover inversiones

Economía móvil de Centroamérica está rezagada y urge promover inversiones

Galaxynote3

Los países de Centroamérica están retrasados en despliegue y adopción de la banda ancha móvil, lo cual está poniendo en riesgo el desarrollo económico futuro de la región.

Esto detalla el nuevo reporte Evaluando el impacto de la estructura de mercado sobre la innovación y la calidad – Impulsando la banda ancha móvil en Centroamérica dado a conocer el pasado 10 de mayo por la GSMA, asociación global del ecosistema móvil.

El informe, desarrollado por GSMA Intelligence, examina el desarrollo de la banda ancha móvil en seis países de la región (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá) y revela cómo las estructuras de mercado afectan a la cobertura de red, la calidad y la innovación en nuevas tecnologías y servicios.

La mayoría de los gobiernos de Centroamérica reconocen la importancia de dar acceso a banda ancha a todos sus ciudadanos, y el potencial que tiene la digitalización de las personas y las empresas para promover crecimiento económico. Sin embargo, el reporte muestra que, si bien las redes 4G están disponibles para el 35% de la población, esta tecnología solo representa cerca del 5% de todas las conexiones móviles regionales. En comparación, esta cifra es apenas un sexto de las conexiones 4G en Sudamérica.

“Cerrar la brecha para la adopción de 4G en Centroamérica exige una reforma de políticas urgente”, aseguró Sebastián Cabello, director regional para América Latina de la GSMA.

Este reporte señala la necesidad de que los gobiernos y reguladores actúen de inmediato con reformas de políticas, que promuevan la inversión e innovación y que permitan a los operadores prestar servicios de banda ancha móvil de alta calidad, a los usuarios y empresas de toda la región”, agregó Cabello.

Revisar regulaciones
El reporte indica que los mercados de la región que tienen menor cantidad de operadores experimentan mejores niveles de inversión, velocidades más altas y mejores estándares de calidad de servicio e innovación.

En particular, el reporte ofrece evidencias a los gobiernos y reguladores de Centroamérica, de la necesidad de revisar las regulaciones sobre fusiones para permitir una mayor consolidación, lo cual puede dar la escala que necesitan hoy los proveedores de servicios para ser más eficientes.

El estudio identifica barreras específicas en Panamá donde las regulaciones prohíben las fusiones entre operadores (actualmente en proceso de revisión) y en El Salvador, donde las revisiones sobre fusiones no tuvieron en cuenta el rol que cumplen las eficiencias.

Más espectro para la expansión de 4G
El reporte también señala la necesidad de asignar más espectro, en cantidades suficientes y con duración de licencias mayores a 15 años, para lograr el despliegue de los nuevos servicios en bandas de cobertura y así alcanzar zonas no conectadas por internet.

En promedio, los países relevados en este estudio cuentan con tan solo 100 MHz asignados para servicios 4G, en comparación con un promedio de 163 MHz en Latinoamérica.

Centroamérica cuenta con solo 21% del espectro estimado necesario según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, para poder prestar servicios móviles en forma efectiva. En particular, los más rezagados son El Salvador, Guatemala y Panamá.

Marcos regulatorios frenan desarrollo e innovación
El reporte revela que determinadas regulaciones heredadas, en el ámbito minorista y mayorista, limitan la capacidad de los operadores móviles para poder competir e innovar.

Algunos de los mercados estudiados presentan topes de precios (El Salvador, Honduras y Nicaragua) y limitaciones sobre la discriminación de precios (Costa Rica, Nicaragua y Panamá).

Este trabajo también da cuenta que los topes de precios podrían desalentar las inversiones, al tiempo que las barreras sobre discriminación de precios podrían reducir el consumo de servicios móviles.

En Costa Rica, Honduras y Panamá existen regulaciones directas sobre calidad de red, las cuales pueden resultar contraproducentes para mejorar la calidad de la red a largo plazo.