Artículos

Prepárese económicamente para la llegada de un bebé

Madre1

La llegada de un bebé trae cambios en todos los aspectos, incluyendo el económico y es por esta razón que, para evitar situaciones estresantes y momentos financieros difíciles, se recomienda planificar esta nueva etapa con tiempo. Asimismo, se debe hacer una balanza entre las necesidades y escenarios a futuro de esta experiencia.

María Fernanda Torres, Promotora Social de Coopecaja explicó que lo aconsejable es ahorrar de un 10% a 15% de los ingresos como medida inicial. Posteriormente, es importante establecer un plan de acción para la llegada del bebé.

“Hacer un listado con cosas reales y necesarias es vital porque nos alejará de aquellas compras emocionales que sin bien es cierto no son malas, nos pueden llevar a gastos fuera del presupuesto y que comprometen nuestra tranquilidad futura”, comentó la experta.

La cultura de “reutilizar” algunos artículos como ropa, muebles y juguetes, es una opción inteligente, siempre y cuando estos se encuentren en buen estado, ya que le permitirá ahorrar dinero en cosas que se utilizarán por poco tiempo. El aceptar toda la ayuda que se pueda de familiares o amigos, a nivel financiero o de tareas, permitirá recibir al nuevo miembro de la forma más relajada posible. Ya que, a fin de cuentas, el nacimiento de un bebé representa un cambio en el estilo de vida de las personas.

El ahorro y la planificación permitirán además enfrentar situaciones de emergencia, esto junto a la revisión de condiciones y beneficios sociales ya establecidos, tales como: seguros de gastos médicos, liquidación de deudas adquiridas previamente, fondos para emergencias, o incluso, la inversión en una guardería o niñera tras el nacimiento del bebé.

Analice su situación financiera en todo momento
En la actualidad, los centros privados y algunas aseguradoras ofrecen a los próximos papás paquetes económicos para la llegada de su bebé. Ante esto, lo aconsejable primero que todo es “analizar su situación financiera” de modo que una deuda no vaya destruir la paz financiera o que les impida hacer frente a los muchos gastos que pueden surgir después.